La pequeña hija de Jim Carrey, Jane, ahora ya es una mujer y es idéntica a su papá. Hasta la sonrisa

Si bien la vida laboral de Jim Carrey es bien reconocida, la vida personal es bastante privada. De hecho, Jim es uno de los famosos más reservados del espectáculo, se niega a hablar de su intimidad y, más aún, de su familia.

Y tanto así que quizá resulta difícil pensar que el actor se casó, divorció, y que incluso tuvo una hija. Pero sí la tuvo, de hecho ella solía acompañarlo en cada alfombra roja o evento hollywoodense al que el actor asistía.

Su nombre es Jane Erin Carrey y actualmente tiene 32 años, dos hijos y hasta un divorcio en su historia.
Jane es el fruto de la pasada relación entre Jim Carrey y Melissa Womer, una camarera que encantó a Carrey en Sunset Boulevard cuando era joven. Ambos se casaron en 1987 y tuvieron a Jane un año después.

Sin embargo, la pareja se divorció en 1995, y no en buenos términos, pues Womer cree que la creciente fama de Carrey los terminó alejando. En ese entonces Jane tenía solo 7 años.

Pero con el tiempo, la pequeña Jane fue descubriendo su talento y un enorme potencial para el canto, pues no tenía miedo a los escenarios y le encantaba cantar y presentarse frente a sus familiares, amigos y en la escuela.

Tanto que a sus 15 les pidió a sus padres poder perfeccionar su voz en una escuela especializada, porque quería ser una estrella de la música.

Y así fue como años después la joven Jane llegó a una audición para el programa de talentos American Idol, cuyo jurado en ese entonces era Jennifer Lopez, Steven Tyler y Randy Jackson.

Jane de inmediato encantó a los jueces con su talento y su voz al cantar a capela. Sin embargo, su fama en el concurso no duró mucho.

Pero ahora Jane ha dejado esa etapa de su vida y disfruta de sus días junto a su padre, compartiendo fotos de ambos en redes sociales y aún acompañándolo en todo momento.

Y, aunque no ha logrado aún la fama que quería desde pequeña, Jane tiene tiempo de sobra para seguir intentándolo.

Heredó el carisma, los gestos y el talento de su padre.

¡Son prácticamente idénticos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *